Archivo de la etiqueta: Alemania

FIN DEL ERASMUS.

Los buenos propósitos están para no cumplirlos, o para volver a plantearlos al año siguiente. Yo el de mi blog Erasmus ya no lo voy a poder replantear, porque, desafortunadamente, el Erasmus sólo se vive una vez. Y ahora echo la vista atrás y me da rabia no haber contado más, no haber compartido más experiencias y curiosidades que he ido descubriendo a lo largo del año. No he explicado qué es una VERDADERA barbacoa en Alemania. Ni la importancia de no juntarse con gente que sea de tu país. Ni he podido desmentir el mito del Erasmus-Orgasmus. Tampoco he podido (ojo, digo podido como si una fuerza mayor me hubiese prohibido escribir, cuando sé que es culpa mía) hablar de las ciudades que he visitado, las que recomiendo y las que no tanto. Ni de mis frecuentes visitas al Primark de Hannover, ni de todas las palabras en diferentes idiomas que he aprendido (entre ellas, las más queridas por todos es la que se dice cuando se brinda, ¡naturalmente!). Ni de cuando corrí mi primera carrera, que es especial por haber sido en Göttingen. Ni de los restaurantes fabulosos donde he estado. Pero bueno, aunque no lo escriba, espero no olvidarlo para poder contárselo a quien lo pregunte.

10 meses dan para mucho. Para perderse en lo novedoso, para hacer de una lengua extranjera tu segunda casa, para querer una ciudad, para aprender a apañárselas, para asquearse del tiempo, para visitar lugares nuevos, para mezclar lenguas, para correr por caminos diferentes, para hacer cosas que nunca se han hecho antes, para adaptarse a otros horarios, para enamorarse, para desenamorarse, para fotografiar recuerdos, para inspeccionar quiénes somos, para viajar, para escribir un poco, para leer más, para verse reflejado en otras culturas, para entender qué lugar ocupamos, para perder el tiempo, para probar nuevos sabores, para echar de menos nuestra casa, para conocer gente maravillosa, para elegir amigos, para crear otro tipo de familia.

Me voy de Göttingen, pero me llevo conmigo un baúl de experiencias y recuerdos que no voy a olvidar.

 

 

Anuncios

VERDADES Y MENTIRAS SOBRE ALEMANIA

Es de sobra sabido que los españoles tendemos a generalizar acerca de absolutamente todo lo que pase a nuestro alrededor. Llevo en Göttingen una semana y dos días, tiempo suficiente para escribir ciertas verdades y mentiras sobre Alemania.

1. TODO EL MUNDO BEBE CERVEZA Y COME SALCHICHAS

Tan cierto como que la tierra es redonda. La cerveza reúne amigos, crea amistades, y sirve para romper el hielo, SIEMPRE. Los alemanes incitan a los Erasmus a beber cerveza, y si rechazas una invitación, posiblemente te miren mal. De todos modos, ¿qué esperamos? La cerveza es mucho más barata que el agua aquí.

Lo de las salchichas no lo sé, la verdad, no puedo opinar. Todavía no he visto a nadie comiendo salchichas con curry, no hay un puesto de salchichas en el centro de la ciudad ni un apartado específico que ponga “Wurst” en los comedores de la universidad.

2. ¿ALEMANES? UNOS BORDES ESTIRADOS

Mentira. Totalmente falso. O será que he tenido suerte. Únicamente recuerdo una cara-ajo en la caja del Lidl (eso sí, fue tan borde conmigo que me dieron ganas de estamparle los champiñones en la cara y echarme a llorar después). Normalmente la gente siempre está dispuesta a ayudar. Te ven con ojos de corderito, perdida por la uni, y cuando preguntas, esperan pacientemente a que termines de hablar con un alemán bastante mediocre para contestarte sonriendo. También se dice que los alemanes no tienen sentido del humor y no hablan ni ríen. En mi residencia vive un chico alemán, Polo, y sí tiene sentido del humor (o seré yo, que soy graciosa), y sí, es gracioso y bromea con todo el mundo.

3. LOS ALEMANES SON ORGANIZADOS

Esto sí que es verdad. Estoy realmente sorprendida de la eficacia de la universidad. Todo está siempre bajo control, todo el mundo es puntual, todo encaja, todo en su sitio. Además, todo se traduce al inglés después de haberse explicado en alemán.

El jueves y el viernes tuve los días de presentación. La coordinadora de relaciones internacionales nos explicó todo paso por paso. Teníamos que registrarnos en el Ayuntamiento, y rellenamos juntos el formulario (y menos mal, porque si no…). Lo mismo con el banco. Jóvenes trajeados del Deutsche Bank estuvieron con nosotros mientras abríamos la cuenta.

Los mismos estudiantes alemanes forman parte de una asociación para ayudar a los que somos de fuera. Nos dividieron por facultades (muy útil), nos llevaron por el campus para enseñarnos las instalaciones y resolvieron nuestras dudas.

Aparte, cada estudiante internacional tiene un buddy (esto es un, un estudiante alemán de Göttingen que te ayuda con los problemas que puedas tener, te integra en la vida universitaria, etc. El grado de amistad al que se llegue dependerá de lo que os esforcéis). Esto último creo que sólo pasa aquí en Göttingen, porque en otras ciudades (como por ejemplo, Dresde) sólo hay un buddy por cada carrera, que supongo yo que no dará abasto.

0,,16095847_303,00

Conforme vaya conociendo más cosillas de este país lo iré escribiendo. De momento, esto es todo por hoy.

Liebe Grüße!