¡SORPRESA, EXÁMENES!

Los buenos propósitos que uno se hace antes de empezar el Erasmus no siempre se cumplen. Y mi intención de escribir detalladamente mi estancia en Göttingen… tampoco.

Estas tres últimas semanas han sido muy estresantes.

P e r i o d o d e e x á m e n e s.

Dolooooooooor para los ojos. Eres Erasmus, me dijeron. Lo tendrás fácil, me aseguraron. Eso fue antes de llegar aquí, y yo por poco lo creo, como si llevar el cartel de “Erasmus” colgado de la frente significase la redención absoluta ante los ogros alemanes. Quizás, si haces el Erasmus en España (esa fama nos hemos ganado), donde la pregunta más difícil de contestar sea “¿cuál es el nombre de tu último lío de anoche?”, llevar el cartelito sirve.

Y llegué aquí, y en la primera clase de fonética el profesor muy simpático dijo con acento londinense ¡Buenos días amigos! Era la única estudiante extranjera (aka te trato como los demás, no te vayas a pensar). En clase de literatura alemana, 200 alumnos, y yo muy predispuesta mostré mi sonrisa Erasmus hasta que me di cuenta de que ni siquiera pasaban lista, y la profesora me conocería personalmente el día del examen oral en su despacho. En los cursos de alemán del ZESS, más de lo mismo. En una clase de 20 somos todos extranjeras. Y en pragmática tampoco importa que mi melena morena destaque entre tantos rubios, porque la clase es en inglés y mi trabajo de fin de semestre será de igual longitud que el del resto. ¿Favoritismos siendo Erasmus? Ninguno.

En el momento en el que eres consciente de esto, todo el tiempo libre que has tenido durante el cuatrimestre se comprime en un pestañeo, y de repente te ves volando del gimnasio ( FIZ muss sein!) a la biblioteca con tuppers y  estudiando hasta las tantas, bebiendo el mismo número de cervezas en la mitad de tiempo para salir antes a la discoteca y aprovechar porque tienes que regresar antes para dormir un mínimo de horas (no podemos olvidar nuestra cualidad de erasmus y la vida social, que también forma parte del Es muss sein). Y el cambio inglés-alemán/alemán-inglés. Caos total.

Pero por fin, tras tres semanas realmente estresantes, puedo decir orgullosa que he sobrevivido, y que ¡SOY LIBRE! (técnicamente tengo que escribir aún el trabajo de pragmática, pero tengo tiempo suficiente así que no cuenta).

Me acabo de descubrir y no tengo más excusas. Intentaré volver pronto por aquí y contar algo de Göttingen La Nuit.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s